Archives for gestión

Dentro del Cerebro de un CEO

Este trabajo estadístico “Dentro del cerebro de un CEO” fue realizado por IBM CEO study en UK e Irlanda.
La infografía nos ilustra claramente sobre lo qué creen los lideres empresariales que son los mayores desafíos en el complejo mundo actual de los negocios.
En este estudio se investiga a qué apunta el cerebro del CEO dentro de 3 grandes temas:

1. Asociación e innovación
2. Comprensión de los clientes
3. Colaboración interna en la empresa

Entre otros datos interesantes llama la atención el peso mucho mayor que le dan en UK e Irlanda a la necesidad de asociación e innovación, respecto al los datos globales. De hecho,tienen bastantes más planes que el promedio global.
Otro dato llamativo es la prioridad que otorgan al conocimiento del cliente comparado a otras inversiones.
En suma, una muy interesante infografía que da para muchas lecturas, comparaciones y tomar nota sobre lo que ocupa hoy en día el cerebro de un ejecutivo desde su visión estratégica.

cerebro

Los 8 arquetipos de líderes

Líderes

¿Cuáles son los 8 arquetipos de líderes?

El tema de los lideres siempre ha sido, y sigue siendo, motivo de debates, estudios y opiniones. En este post extraemos, en traducción libre, los ocho arquetipos de líderes, según Manfred Kets de Vries , en su artículo publicado en la Harvard Business Review.
Estos son los perfiles de líderes según el autor: Read More

Inteligencia Emocional en la Empresa 3

Inteligencia EmocionalCon Inteligencia Emocional en la Empresa 3 comienza la historia de José. Él es muy buen profesional, preparado técnicamente, trabajador y responsable, pero…
Se trata de la 3º entrega gratuita de estas “cápsulas de conocimiento” que te ayudarán a entender el valor de manejar tu inteligencia emocional dentro de las organizaciones.
Descubre hoy como José se enfrenta al desafío de la Autoconciencia.

(Para que no te pierdas la historia completa busca la entrega 1 y la 2 en este mismo blog)

¿Jornada laboral de 3 días?

Luis Roldán 

 

Por Luis Roldán González de las Cuevas

En principio, una jornada laboral de 3 días parece una locura. Sin embargo Carlos Slim, el hombre más rico del mundo, propone esta idea.Ya en su empresa Telmex hay empleados que trabajan semana reducida con paga completa.

Carlos Slim

Carlos Slim

Estamos tan acostumbrados a ciertas pautas sociales y laborales que nos cuesta admitir cambios, como en muchas otras cosas. Nuestro “chip mental” está fijado en 8 horas diarias 5 días a la semana. Pero la jornada de 8 horas no fue siempre así, eran muchas más horas. El pionero en cambiar la pauta de los 7 días a la semana por los 5, dejando sábado y domingo para el descanso y ocio fue Henry Ford en los años ´20 y muchos lo creyeron loco.

¿Por que 8 horas de jornada laboral?

Si abrimos nuestra cabeza al cambio sobre este tema de la jornada laboral podemos pensar ¿Por qué 8 horas y no 9 u 11?
Planteemos por un momento la hipótesis de los 3 días a razón de 11 horas por día y veámoslo desde el punto de vista de que ¡tendíamos 4 días para el ocio u otras actividades productivas!
Así no suena tan mal ¿verdad? Más de uno elegiría esa opción.

Creo que, si bien las cosas están cambiando, todavía tenemos muchas rigideces laborales que no van de acuerdo con los tiempos y la tecnología.
Tengamos en cuenta, por ejemplo, que cada vez trabajaremos más años. Esto es ineludible, de otra manera no hay sistema de jubilaciones que resista necesidades crecientes de trabajadores activos para mantener una clase pasiva en aumento. Además, las condiciones físicas permitirán ser productivos superando ampliamente la edad actual de jubilación.

En este contexto cada vez más palpable y cercano ¿No cabría, por ejemplo una jornada laboral de 11 horas 3 días a la semana (o cualquier otra alternativa), para personas cercanas a la jubilación?
Está claro que no sería para todo tipo de trabajos, no es lo mismo un trabajo con mucha carga física que otro pasivo, intelectual o administrativo. Aquí volvemos a la necesidad de “abrir la cabeza” al cambio y ser flexibles y creativos.

Una vuelta más de tuerca

Ahora bien, en esta línea de repensar el tema de la jornada laboral podemos dar aún una vuelta más de tuerca y preguntarnos: ¿Por que pagar por horas de trabajo y no por productividad? Aquí también hace falta un cambio mental importante en el empresario. Debería pregunrase más a menudo y profundamente ¿Cuánto tiempo se pierde en el trabajo? ¿De que me sirve tener 8 horas a alguien que poco produce? ¿No sería mucho mejor que trabajara por objetivos concretos y olvidarme de ser tan estricto en el horario a cumplir? Obsesionados por el horario lo único que se consigue es que las personas se centren más en el tiempo y menos en la tarea.
Aquí no podemos dejar de tener en cuenta que del otro lado también muchos de los que dicen defender a los trabajadores lo único que hacen es intentar mantener su estatus, con sus correspondiente pautas establecidas, que muchas veces son anacrónicas para los tiempos que corren ¿No es ya hora de tener ideas renovadoras?

Reflexionando profundamente sobre todo esto, sin prejuicios, entonces ideas como la de Slim de la jornada laboral de 3 días ya no parecen tan locas y tal vez valga la pena tenerlas en cuenta antes de rechazarlas de plano, simplemente por miedo al cambio.

¿Qué opinas?
Para pensar.
Hasta pronto.

¿Cómo mejorar la rentabilidad empresarial?

rentabilidadPara empezar a responder a la pregunta de cómo mejorar la rentabilidad empresarial comencemos con algunas buenas noticias. Según el II Barómetro de la Empresa Familiar (estudio semestral de KPMG) El 63% de la empresas familiares españolas ve los próximos 6 meses con optimismo. Algunos números avalan esta visión: el 50% aumentó sus ventas el último semestre y el 36% creo empleo.

Partiendo de esta base pareciera que ya una gran parte ha sorteado, o está en ello, el temible fantasma del cierre. Muchas han podido mantenerse a flote gracias a las habilidades de sus timoneles y las circunstancias que las rodearon.
Es obvio, y así lo señala el informe, que ahora su preocupación para seguir sobreviviendo y poder crecer es la rentabilidad. He aquí la cuestión y la clave: ¿Cómo mejorar la rentabilidad empresarial? Porquela rentabilidad es el nuevo y próximo desafío.

En este punto alguien dirá que no estoy hablando de nada nuevo, que la rentabilidad siempre ha sido una prioridad en la empresa. Sin duda es así, pero es que el nuevo y próximo desafío no es este objetivo permanente del empresario sino de los medios para alcanzarlo, porque ¡atención! no han cambiado las regalas del juego…ha cambiado el juego mismo.
Como ejemplo sólo un par de evidencias.

1. Mayor información del cliente

La mayor información que hoy posee el cliente, gracias a una sociedad cada vez más comunicada, hace inútiles las viejas estrategias, que aprovechaban el desconocimiento, para mostrar prestaciones y beneficios superiores a los de la competencia, que podían ser convincentes aunque los argumentos fueran débiles. Claro, el cliente no tenía muchas oportunidades de comparar fácilmente.

2. La comodidad no pesa tanto

Sabemos que la comodidad es una de las necesidades básicas del consumidor. No obstante, existe un mayor ahínco por obtener precios más bajos, traducido en una búsqueda más exhaustiva del mejor equilibrio con la calidad del producto, que ha hecho perder peso a la comodidad de la cercanía o el envío a domicilio, por ejemplo, a costa de un mayor precio. Ahora lo quiero más barato y en mi casa y si no voy a buscarlo casi a donde sea.
Son sólo dos ejemplo de los fenómenos que están a la vista de cualquiera, y que a poco que pensemos podemos encontrar muchos más fácilmente.

El error está en creer que esto es algo pasajero, cuestión de aguantar un poco, y que volverán los viejos tiempos. Muchos de los que se hundieron en la tormenta de la crisis también pensaron así…

¿De qué se trata entonces? ¿Cómo mejorar la rentabilidad? Se trata de repensar con mente abierta y creativa en nuevas estrategias para mejorar la rentabilidad, pero desde la raíz,
Desde la raíz significa reconsiderar el posicionamiento de la empresa, el modelo de negocio, la gama de productos, la forma de comercializar, los aliados, etc. etc. Todo centrado en los nuevos hábitos de consumo que se han generado y que se siguen generando (¡cuidado!)vertiginosamente en la sociedad.
Encontrar estos caminos es el único modo de hacer frente a la pregunta de cómo mejorar la rentabilidad: el nuevo y próximo desafío