Desarrollo personal

Inteligencia Emocional en la Empresa 1

Inteligencia Emocional en la Empresa – Key 1 –

Se trata de una serie de “Keys” o píldoras de conocimiento para ayudar a conocer y a desarrollar la inteligencia emocional en la empresa, entendiendo a la IE en la empresa como una posibilidad de mejorar la comunicación en todos los sentidos, aumentar la productividad y lograr mayores posibilidades de desarrollo laboral.
Esta es la primera entrega de un total de 7 Keys, sucesivamente iremos subiendo las restantes.

Los slides siguen la narrativa de una historia de alguien con quien en muchos aspectos te puedes sentir identificado o reconocer entre tus compañeros de trabajo…

 

Motivación: MDM, un nuevo modelo

Motivación, un modelo que explica como funciona en la empresa

¿Te automotivas o te motivan? ¿Se puede motivar? ¿Cómo lograr organizaciones motivadoras, se puede?.. ¡Muchas preguntas!

En el taller-videoconferencia que hicimos la semana pasada en el Programa de Experto en Consultoría de Estrategia Empresarial – ECEM – hablamos especialmente de motivación y de una visión del tema a través de lo que he llamado “Modelo Dimensional de Motivación” (c)

Imaginemos 3 ejes en el espacio que representarían tres dimensiones de la motivación: Remuneración, Ambiente laboral y Desarrollo personal. Algo como ésto:
Motivación Modelo Dimensional

Definamos a continuación los ejes.

Remuneración
Es la retribución dineraria (o en especies) que la empresa otorga a un colaborador a cambio de un determinado trabajo u objetivo.

Ambiente laboral
En este caso hablamos del aspecto social del trabajo. Es decir de la relación entre los colaboradores, en todas las direcciones, jefes, subordinados, compañeros…

Desarrollo personal
Se trata de la posibilidad del crecimiento profesional y personal que percibe el colaborador en la empresa. Se puede traducir en posibilidades de ascensos, formación, reconocimiento, etc.

A partir de aquí podemos deducir fácilmente que en la organización habrá gente cuya motivación para el trabajo estará centrada en la remuneración, el ambiente laboral o el desarrollo personal. Todo en distintas proporciones, desde los extremos y en cualquier nivel de los ejes.

Para entenderlo mejor, supongamos que una persona que tenga apremios económicos estará principalmente motivada o centrada sobre el eje de la remuneración, resignando ambiente laboral o desarrollo personal. Ocurriría lo mismo con quien esté centrado en lo social o en el desarrollo personal.
Visto en 3 dimensiones, podemos imaginar un cubo en donde el centro de la motivación esté en un punto, en cualquier lugar de este espacio.

Motivación 3D
Las empresas, de manera intencionada o no, ofrecen a sus colaboradores diferentes niveles en sus ejes. Pudiera ser que una empresa que ofrece principalmente posibilidades de desarrollo personal, tal vez no pague excesivos sueldos o tampoco brinde un ambiente laboral muy especial. O también, que una empresa tenga que pagar muy bien, porque no da posibilidades de desarrollo ni un ambiente especial…

Dado que en la organización hay gente con todo tipo de motivaciones y niveles en estos ejes…

¿Cuál sería la empresa ideal?

Lógicamente, sería la que brindara posibilidades en los 3 ejes, de manera que quien se motive por el dinero, ambiente laboral o desarrollo personal tuviera la posibilidad de cumplir sus expectativas.

Este Modelo Dimensional de Motivación o MDM (c) da para muchos análisis, enfoques y aplicaciones prácticas, que desarrollo en su teoría y a través del Programa ECEM de formación de Consultores, pero por hoy lo dejaremos en estos primeros conceptos.

Para pensar.
Hasta pronto.

Desarrolla habilidades de consultor

Gamificación en la educación

Gamificación en la educación

La Gamificación en la educación avanza como una herramienta que pronto será indispensable tanto en la formación presencial con en la formación e-learning.
Sin duda la razón de este avance está en la misma esencia de como aprende el ser humano.
No te pierdas esta completísima infografía elaborada por Knewton que nos pone de manifiesto los porqués, la historia, el presente y el futuro de la gamificación en la educación.

Gamificación en la educación

Created by Knewton and Column Five Media

Gestión efectiva del tiempo

Gestión efectiva del tiempo

Infografía que resume propuestas de S.Covey para una gestión efectiva del tiempo.

Seguramente te habrás preguntado más de una vez cómo aprovechar mejor tu tiempo y así poder ser más productivo y con menos carga de estrés.

Stephen Covey es un reconocido autor que se hizo muy conocido con famoso su libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” en el que desarrolla este tema con amplitud y propuestas muy útiles y prácticas.

En este caso, se trata de una infografía que muestra de modo práctico y simple un tema central de las ideas de Covey, se trata de la importancia capital de saber trabajar con prioridades para lograr una gestión efectiva del tiempo.

Gestión efectiva del tiempo

Gestión efectiva del Tiempo

¿Jornada laboral de 3 días?

Luis Roldán 

 

Por Luis Roldán González de las Cuevas

En principio, una jornada laboral de 3 días parece una locura. Sin embargo Carlos Slim, el hombre más rico del mundo, propone esta idea.Ya en su empresa Telmex hay empleados que trabajan semana reducida con paga completa.

Carlos Slim

Carlos Slim

Estamos tan acostumbrados a ciertas pautas sociales y laborales que nos cuesta admitir cambios, como en muchas otras cosas. Nuestro “chip mental” está fijado en 8 horas diarias 5 días a la semana. Pero la jornada de 8 horas no fue siempre así, eran muchas más horas. El pionero en cambiar la pauta de los 7 días a la semana por los 5, dejando sábado y domingo para el descanso y ocio fue Henry Ford en los años ´20 y muchos lo creyeron loco.

¿Por que 8 horas de jornada laboral?

Si abrimos nuestra cabeza al cambio sobre este tema de la jornada laboral podemos pensar ¿Por qué 8 horas y no 9 u 11?
Planteemos por un momento la hipótesis de los 3 días a razón de 11 horas por día y veámoslo desde el punto de vista de que ¡tendíamos 4 días para el ocio u otras actividades productivas!
Así no suena tan mal ¿verdad? Más de uno elegiría esa opción.

Creo que, si bien las cosas están cambiando, todavía tenemos muchas rigideces laborales que no van de acuerdo con los tiempos y la tecnología.
Tengamos en cuenta, por ejemplo, que cada vez trabajaremos más años. Esto es ineludible, de otra manera no hay sistema de jubilaciones que resista necesidades crecientes de trabajadores activos para mantener una clase pasiva en aumento. Además, las condiciones físicas permitirán ser productivos superando ampliamente la edad actual de jubilación.

En este contexto cada vez más palpable y cercano ¿No cabría, por ejemplo una jornada laboral de 11 horas 3 días a la semana (o cualquier otra alternativa), para personas cercanas a la jubilación?
Está claro que no sería para todo tipo de trabajos, no es lo mismo un trabajo con mucha carga física que otro pasivo, intelectual o administrativo. Aquí volvemos a la necesidad de “abrir la cabeza” al cambio y ser flexibles y creativos.

Una vuelta más de tuerca

Ahora bien, en esta línea de repensar el tema de la jornada laboral podemos dar aún una vuelta más de tuerca y preguntarnos: ¿Por que pagar por horas de trabajo y no por productividad? Aquí también hace falta un cambio mental importante en el empresario. Debería pregunrase más a menudo y profundamente ¿Cuánto tiempo se pierde en el trabajo? ¿De que me sirve tener 8 horas a alguien que poco produce? ¿No sería mucho mejor que trabajara por objetivos concretos y olvidarme de ser tan estricto en el horario a cumplir? Obsesionados por el horario lo único que se consigue es que las personas se centren más en el tiempo y menos en la tarea.
Aquí no podemos dejar de tener en cuenta que del otro lado también muchos de los que dicen defender a los trabajadores lo único que hacen es intentar mantener su estatus, con sus correspondiente pautas establecidas, que muchas veces son anacrónicas para los tiempos que corren ¿No es ya hora de tener ideas renovadoras?

Reflexionando profundamente sobre todo esto, sin prejuicios, entonces ideas como la de Slim de la jornada laboral de 3 días ya no parecen tan locas y tal vez valga la pena tenerlas en cuenta antes de rechazarlas de plano, simplemente por miedo al cambio.

¿Qué opinas?
Para pensar.
Hasta pronto.

Claves de la consultoría empresarial

Claves de la Consultoría Empresarial

Por Leonor Santander (Reportaje a Luis Roldán González de las Cuevas, profesor y consultor, presidente de E-Universitas).

¿Qué es la consultoría empresarial?

Podemos decir, en términos muy resumidos, que es un servicio profesional realizado por expertos que aporta una visión consultoríaexterna a las empresas para su mejora en alguna o todas sus áreas.

Pero esa es una definición muy de libro ¿Cómo definiría usted la consultoría desde su experiencia personal?

Con el tiempo te vas dando cuenta que tiene mucho de arte. Pero cuidado, que no se malinterprete, en cierta forma al igual que un pintor, por ejemplo, que vuelca todo su arte pero se vale de las técnicas y tecnologías de las pinturas, los pinceles, materiales y demás.

Con esto parece querer decir que se nace para ser consultor. ¿Es así?

No creo en la determinación biológica de la característica de “consultor”, sería un absurdo, pero si es cierto que hay ciertas características de la personalidad que influyen, por ejemplo, y me animo a decir que principalmente, la capacidad de empatizar con el cliente, entrar en la misma sintonía de su pensamiento y necesidades, saber escuchar.

Luis, habla de empatía, sintonizar, escuchar… ¿Dónde queda la parte “dura” de los conocimientos del consultor?

Sin duda los conocimientos técnicos son la base, condición necesaria pero no única ni suficiente. Le puedo asegurar que es más frecuente el éxito de los consultores centrados en sus habilidades emocionales (podríamos decir “blandas”, en contraposición a las “duras”) que basados en sus competencias estrictamente técnicas.

No parece lógico, al final el empresario quiere solucionar sus problemas. Las cuestiones emocionales deberían estar en segundo plano ¿no?

Pues no es así. Por suerte todavía no somos robots, el empresario, tanto como el consultor, son seres humanos y en consecuencia racionalizan, pero no son seres absolutamente racionales. Primero va la emoción, la relación emocional, en este caso, es la clave. Pregunte si no a los especialistas en neuromarketing, que saben muy bien como el consumidor toma las decisiones, muy alejadas de lo estrictamente racional.

Entonces ¿Se puede estudiar el “arte” de la consultoría?

Sin duda la práctica y la experiencia son determinantes pero se pueden desarrollar perfectamente habilidades para estar mejor preparado. Mi consejo a quienes quieren comenzar en esta profesión es que primero, antes de lanzarse al ruedo, se preparen estudiando y desarrollando habilidades y competencias tanto “duras” como “blandas”. Luego, o mientras tanto, que intenten trabajar junto a consultores con experiencia. Tal como hacen con frecuencia los abogados jóvenes en los bufetes, u otro tipo de profesiones.

Pero… ¿Vale la pena el esfuerzo? ¿Es una profesión rentable?

Sin duda que es una buena salida profesional. El número de consultores ha aumentado muy rápidamente en los últimos años. En principio crecieron los consultores en informática (tanto que hasta “secuestraron” el término como propio), luego se ha ido abriendo el panorama cada vez más hacia otras áreas. Hoy, por supuesto, lo que más tirón tiene es lo relacionado con Internet y especialmente con el marketing online, pero hay algo que no ha variado: la consultoría estratégica, para cubrir la necesidad de una visión abarcadora de la empresa, su actualidad y proyección.

¿Cuál es el perfil de quienes se hacen consultores?

Diría que hay dos perfiles bien definidos. que estamos detectando a través de la demanda del Postgrado de Consultoría Estratégica. Uno es el de jóvenes con una experiencia relativamente breve, y el otro es de mayor edad, con experiencia empresarial más extensa, que se “reconvierten” porque se han quedado sin trabajo o quieren una vida profesional más autónoma en determinado momento de su vida.
(…)

Para finalizar ¿Anima entonces a entrar en esta profesión?

Claro que sí, pero no quiero crear falsas expectativas para quienes no conocen el tema. No es un camino de rosas. Como todas las profesiones, para ser exitoso se requiere preparación, esfuerzo y mucho tesón.

Muchas gracias Luis, creo que esta conversación será muy útil para los lectores interesados en desarrollarse como consultores.

Consigue un discurso persuasivo

El discurso persuasivo

discurso persuasivoMucho se estudia y escribe sobre el tema de la persuasión.
Es lógico, este arte de convencer a los demás atrapa a cualquiera y especialmente a gente de ventas, publicidad, conferenciantes y políticos.
De los temas de nuestros cursos, en este caso destinados a directivos y personal del área comercial, resumiremos algunos consejos claves para conseguir un discurso más persuasivo. En este caso acotamos el tema al discurso frente a un público, sin importar el número, que con frecuencia se presenta en el terreno comercial: presentación de un producto o servicio a un grupo de una empresa o a un grupo más numeroso.

Nos referiremos al discurso persuasivo y no al discurso expositivo. Es decir, trataremos el tema del discurso destinado a conseguir que haya cambio de actitudes y por ende de respuesta o comportamiento (tal como postulan los estudios pioneros de la Universidad de Yale sobre persuasión). Por ejemplo, para convencer de los beneficios de un determinado producto o servicio.

Factores claves
1. El orador debe tener una imagen creíble

Esto lo saben muy bien quienes implementan con eficacia su marca personal (branding). Su fama los precede y predispone positivamente a la audiencia. Simplemente recordemos algún seminario al que hemos asistido bajo el cartel de alguien reconocido ¿No lo escuchamos acaso con más atención? ¿No le damos más credibilidad a lo que dice?
Si no tenemos una fama potente que nos preceda, deberemos crearla en el momento con un aspecto personal adecuado a la situación, con nuestros gestos, nuestros movimientos, tono de voz, un discurso sincero y bien fundamentado, que muestre todo lo que sabemos del tema.

2. El discurso no debe parecer diseñado para convencer

En este punto, la naturalidad es la clave. Saber de qué se está hablando y hacerlo de forma cercana al público evita la resistencia que todos tenemos a que “nos vendan” con discursos muy estructurados en los que se percibe fácilmente el “truco”.
Esto no quiere decir que no preparemos el discurso, todo lo contrario, deberá estar tan bien preparado, y si es posible ensayado, que no se adviertan intenciones evidentes de “venta”. Para ello nada mejor que centrarlo en lo que el producto o servicio puede hacer por el público y no en lo maravillosos que somos como empresa.

3. Aprovechar el momento inicial

En el comienzo siempre la atención del público es muy alta. Debemos aprovechar para impactar, atraer y captar su interés por seguir escuchando. Una buena técnica es la de hacer participar al público con una pregunta, o una anécdota, una estadística, o un dato de impacto, o el humor.

4. Presentar las dos caras (o más) del argumento

Sin duda se trata de dar credibilidad al discurso. Si presentamos sólo una cara y además con insistencia (hasta fanatismo a veces algunos), el público desconfiará por su “excesiva” parcialidad (a menos que estemos hablando a un público de baja inteligencia y autoestima que se deje llevar sin más). Por lo tanto, presentar los pro y los contra del argumento con claridad y sinceridad, para luego inclinar la balanza a nuestro favor, crea un ambiente favorable y bien predispuesto a escuchar y aceptar, eso sí, siempre a través de buenos argumentos.

5. Entretener a la audiencia

Se trata de realizar discursos amenos, cercanos al público, en todo lo posible con muchos ejemplos y vivencias cotidianas en las que el público se sienta identificado con su vida personal o profesional.
También se trata de hacer pequeños paréntesis con alguna anécdota, broma (¡cuidado, hay que tener gracia para esto!) o comentario, incluso hasta no muy relacionado con el tema. En tal caso siempre será breve para no distraer del al público del hilo central del tema tratado.

6. Repetir las palabras frases o ideas claves

Las palabras, frases o ideas claves son las que pretendemos que queden en la memoria del oyente, por lo tanto, la primer tarea durante la preparación del discurso será la de definir muy bien cuales preguntándonos: ¿Cuáles son los beneficios de nuestro producto o servicio? ¿En qué se diferencia de la competencia?
Recordemos que deben ser pocas y potentes, nunca un largo listado. En otras palabras, buscamos que el producto o servicio tenga un posicionamiento claro y concreto en la mente del público.

7. Un final impactante

Muchas veces el final es simplemente un “…eso es todo, muchas gracias…” o algo parecido. Es un gran error. Pensemos que el público debe salir hablando de las bondades de nuestro producto o servicio y para ello el final no puede ser anodino. Técnicas efectivas son las de resumir en pocas palabras (las claves por supuesto), contar una historia de éxito o pedir alguna acción final (“inténtelo”, “pruebe”, “llame”…).

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad. Sin duda hay mucho más para comentar sobre este tema ¡Te animamos a contar tu experiencia!

Cómo persuadir por teléfono

Vídeo que enseña un pequeño “truco” de cómo persuadir por teléfono.
Prof. Luis Roldán González de las Cuevas

 

¿E-learning o formación tradicional?

e-learningLa polémica de si el e-learning o la formación tradicional presencial es lo más conveniente, sigue vigente. No vamos a finalizar la historia pero pretendemos hacer un aporte para aclarar conceptos.

Según el barómetro Ifaes sobre el consumo de formación continua en las empresas  del 2013, el 64% contestaron que utilizan e-learning como modalidad de formación.

¿Sorprendido? Por nuestra parte estamos convencidos de que se trata ni más ni menos que una consecuencia lógica de las nuevas tecnologías. El cambio de “chip” metal avanza sin pausa.

No obstante existen aún muchos prejuicios. Claro, algunos se han quedado fijados al pasado cuando “estudiar a distancia” significaba que te mandaran un montón (¡cuánto más grande mejor!) de material impreso por correo. O en una versión más moderna, otro montón de archivos pdf para leer o bajarse al ordenador. Hay que reconocer que de esto último todavía hay mucho, lamentablemente, confirmando la creencia de muchos sobre la mala calidad del aprendizaje con esta modalidad.

Hoy la formación de calidad a través de Internet logra una dinámica e interacciones intensas entre el educador y el educando. La antigua estática de archivos deja paso a tutorías cercanas, respuestas a todas las preguntas en plazos mínimos, videoconferencias, enlaces, chat, etc, etc.

Incluso llegar hasta el asesoramiento directo al participante para que pueda solucionar necesidades concretas sobre su situación en particular en su trabajo. Siendo esto último tan novedoso, no tenemos más remedio que hacernos un poco de publicidad: el método, único de E-Universitas se llama “E-Aula Asesoría”. Gracias.

Sigamos un poco más con el tema que nos ocupa. Es inevitable hacer comparaciones entre la tradicional formación presencial y a través de Internet, aquí las tres más comunes de los escépticos.

1. La interacción no es la misma

Vale, por supuesto que no es igual. Es diferente, el e-learning permite comunicarte con más gente de todo el mundo de manera instantánea, compartiendo experiencias con frecuencia mucho más enriquecedoras que en un pequeño grupo. ¿Cuál es mejor, o simplemente son diferentes?… para pensar.

2. La formación presencial te “obliga” a disciplinarte para seguirla.

Vale. Claro, en e-learning se apela a la responsabilidad personal y la automotivación. Sin duda hace falta más madurez, no es para indecisos y con escasa voluntad personal. Suele ser para los que de verdad quieren “aprender a hacer”. No obstante, la propia dinámica actual de una buena formación online te debe “enganchar” lo suficiente para que no te aburras y pierdas interés. El resto lo pones tú.

3. Las evaluaciones por Internet no valen de mucho

¡No sigamos en esquemas del pasado! Podemos verlo de dos maneras. Primero, si quiero aprender ¿para qué un examen tradicional de aprobar o no? ¿No valdrían acaso los test de aprendizaje con autocalificación o que los revise y comparta opiniones con un tutor  o experto vía Internet?

Ya sabemos, alguno estará pensando en homologaciones, garantías de nivel, etc. Pues para los escépticos les decimos que las formas de comprobar el nivel de aprendizaje en e-learning son excelentes. Van un par de trucos: no hacer evaluaciones “lineales” (que permitan copiar y pegar, sino ¡pensar!) y poner tiempos de inicio y finalización. Además permite una evaluación continua mucho más intensa que en presencial. Piensa en un Coach Personal de Formación con un grupo muy reducidos de participantes a su cargo.

Por supuesto que hay mucho más para debatir sobre este tema, como tantas otras cosas que avanzan sin pausa. ¡El futuro es hoy!

¿Qué opinas? ¡Bienvenidos tus comentarios!

Hasta pronto.